Raúl Ordóñez

Cultura digital, running y reflexiones personales con acento andaluz

Un nuevo habitante en Nunca Jamás

Lo hemos liberado de las garras de los terribles Gremlins. Se llama Gizmo y me hará compañía en el despacho.

Gizmo

No le puede dar mucho la luz del día, ni el agua… tampoco comer después de medianoche…

Anterior

Resumen del viaje a Roma

Siguiente

Remedios caseros que no fallan: atarle los huevos a San Cucufato

  1. Me encanta, lo añado a la lista de regalos, jeje

  2. Giniaaal yo siempre quise tener un Gizmo!!!, quizas esta navidad Santa se juegue con el regalo 🙂 ja ja.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén