Raúl Ordóñez

Cultura digital, running y reflexiones personales con acento andaluz

Mi experiencia con Vueling

Por unas razones o por otras de la vida llevo utilizando el avión como medio de transporte desde hace años. Vuelo con más o menos frecuencia con compañías europeas de todo tipo y de todos los colores: Iberia, Spanair, Air Europa, Lufthansa, CSA, Clickair, EasyJet, Ryanair,… muchas. Pero hasta ahora no había tenido la oportunidad de hacerlo con Vueling y puesto que la experiencia ha sido diferente al resto, me gustaría compartir mi opinión con vosotros.

Aunque Vueling comenzó a gestarse en 2002, realizó su primer vuelo comercial en Julio de 2004 entre Barcelona e Ibiza. Desde entonces no ha parado de crecer aumentando el número y frecuencia de sus rutas y destinos. Ante todo hay que decir que Vueling es una compañía de las denominadas “de bajo coste” pero que desde el principio pretende apostar por una filosofía de compañía de primera.

Esta semana tuve que ir a Madrid por motivos de trabajo y encontramos una buena oferta para ida y vuelta desde Santiago por sólo 68 euros (todos los gastos ya incluidos). El proceso de compra a través de su página creo que es de los más claros, sencillos y organizados de todos los que hasta ahora había utilizado. En pocos minutos tienes tu tarjeta de embarque impresa con asiento asignado y las indicaciones necesarias para que no haya lugar a dudas.

Es decir, ya de principio tres cosas que me han gustado: buen precio, facilidad, seguridad y rapidez en el proceso de compra y la utilización de aeropuertos principales (no secundarios como suelen hacer otras compañías de bajo coste).

El día del vuelo como no tenía equipaje que facturar me presenté media hora antes en el embarque y el aparato salió con una puntualidad inglesa llegando incluso con diez minutos de antelación al aeropuerto de destino. Puntualidad que se repetiría en el vuelo de vuelta.

El avión era un Airbus A320 bastante nuevo de nombre “Vueling in love” (bautizado por los propios clientes de la empresa). Desde el primer momento, la tripulación tuteaba a los pasajeros de forma que por ejemplo las típicas normas de aviación civil se han vuelto a redactar con un lenguaje más directo y cercano. Otro detalle que me gustó fue que azafatas, comandante y sobrecargo se presentaran diciendo su nombre y su procedencia.

Entregaron periódico gratuito, agua y caramelos. Incluso en el vuelo de vuelta me pasaron una encuesta para escuchar mis propuestas (espero que lo hagan) y me regalaron un bolígrafo. Sinceramente de principio a fin fue una estupenda experiencia y aunque estoy seguro de que cada uno podrá contar su particular historia con la empresa, la mía, de momento, está siendo muy gratificante. Me parece una empresa divertida y diferente dentro de las que actualmente hay.

Ya sólo queda que pongan la ruta Santiago – Granada. Actualmente no hay ninguna otra que cubra estos destinos de forma directa y a nosotros nos resultaría estupendo para viajar a Jaén y ver a mi familia. Un trayecto que cubro a menudo de forma alternativa y que seguro que tendría buena aceptación.

Anterior

Remedios caseros que no fallan: atarle los huevos a San Cucufato

Siguiente

Atraviesa esta tarjeta

7 Comentarios

  1. Juanjo

    Como trabajador de la compañía agradezco mucho este artículo, siempre es agradable poder ver que el trabajo que haces es valorado por los clientes que han confiado en tu compañía. Espero que esta grata experiencia haga que repitas en un futuro.

    Saludos desde la base de Sevilla 🙂

  2. Yo también me pido la ruta Santiago-Granada, jeje.

    He volado con ellos 3 veces en la ruta Santiago – Málaga, y también fue una experiencia bastante gratificante (salvo en un vuelo que hubo unas turbulencias de aupa). Lástima que haya pocas rutas y últimamente tengan unas horas bastante intempestivas.

    Un pequeño pero, el sistema de embarque, que entran primero los asientos posteriores y los niños. Está puesto para agilizar el embarque, pero no creo que lo haga.

  3. Tambien yo viajo mucho y me llamo la atencion el tema del tuteo. Estamos tan acostumbrados a la rigidez plastificada de las compañias aeras que vueling trae aire fresco. La primera vez q vole con ellos tuve retraso, pero son cosas que pasan a todos al fin y al cabo.
    Lo que mas me gusta:
    – Las revistas son “de las buenas”: cinemania, InStyle, Rolling Stone… Me encanta! Siempre me las voy cambiando con otros asientos!
    – Las azafatas se presentan por nombre y lugar de procedencia.
    – El diseño y filosofía.
    – Buenos precios y buen manejo online, con recordatorio para hacer checkin online.

    A mi no me coge en ruta, suelo usar más clickair, que ahora me han hecho la puñeta cambiando a unos horarios pesimos. La verdad es que cuanto mas me pueda alejar de Iberia, mejor! 🙂

    Besos!

    PS: Tema interesante…

  4. Juanjo, un placer leerte por aquí… y desde luego no dudes en avisar si finalmente ponéis algo a Granada desde Galicia.

    José Manuel: Yo sinceramente viendo como hacen otras compañías como Ryanair (mariquita el último) que no tienen asiento asignado, prefiero esto. Me parece mucho más organizado… y sobre todo pone menos nervioso a la gente.

    Bruma: si, Clickair tiene buena combinación Sevilla, Coruña que a ti te viene de lujo. Eso sí, no sé si estás enterada de que a partir de ahora cobran a parte el equipaje facturado.

  5. wendy

    Yo me uno a la petición Santiago-Granada.Estoy segura de que sería un éxito total.Besos

  6. tu mamá

    a mi, todo lo que sea facilitar el transporte para poder verte, es fabuloso , gracias a esa Compañía por ser tan humanos y campechanos, Un saludo para ellos y seguir en esa línea.

  7. NO MAS PUBLI

    PUBLICIDAD?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén