Raúl Ordóñez

Cultura digital, running y reflexiones personales con acento andaluz

Victoria y Esperanza

El partido duró once minutos. El resto fue fiesta. Un desmadre en muchos momentos hasta el cinco a cero final para el Real Jaén en una fase de ascenso. Léanlo despacio, degustándolo, porque merece la pena. La memoria no alcanza algo así. Las once mil almas que abarrotaron La Nueva Victoria en una entrada histórica vivieron una experiencia casi religiosa. No se puede explicar de otra manera. Un día para enmarcar, redondo, en el que los jugadores debieron desayunar donuts o amontonar patas de conejo. Un resultado para la Historia al que contribuyó un Leganés suicida. El equipo subirá o no, pero nadie le quitará a los blancos las alegrías vividas, las emociones despertadas. Y eso también es fútbol. Eso es sobre todo el fútbol.

Mágico partido de vuelta de los play-offs de ascenso a Segunda División, el que nos regaló el Real Jaén en su enfrentamiento con el Leganés, al que derrotó por cinco goles a cero. Miguel Ángel Contreras, lo cuenta con mucho sentimiento en Ideal.

Ahora toca esperar al siguiente rival; posibilidades: Alcorcón, Ponferradina, Lorca o Villarreal “B”.

Actualización: Finalmente el próximo rival es nada más ni menos que la Deportiva Ponferradina, un equipo duro y difícil pero yo encantado porque nuevamente es una ciudad que me pilla muy cerca de Lugo y podré desplazarme para ver este partidazo. El Domingo, a las 2030 allí estaré para ver al Glorioso.

Anterior

Me eligen “Empresario del año” y publican una noticia en lainformacion.com

Siguiente

Publicidad visual en la web 3.0

  1. Suerte, aunque a mí siempre me ha caído bien la Ponferradina.

    1 Saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén