Raúl Ordóñez

Cultura digital, running y reflexiones personales con acento andaluz

No iba tan descaminado

Cuando escribí esto, porque ahora me encuentro con esto:

Desde 2001 Gordon Bell, un investigador de Microsoft, está llevando a cabo un proyecto llamado MyLifeBits en el que está almacenando digitalmente toda la información que genera a diario con la ayuda de toda una serie de dispositivos como un escáner de sobremesa, diversas cámaras de fotos y vídeo, una grabadora de voz, un teléfono inteligente, un podómetro e incluso un monitor de ritmo cardíaco.

Todo esto ha generado una lista de 221.173 sitios web, 56.282 fotos, 156.041 correos electrónicos enviados y recibidos, 18.883 documentos escritos y leídos, 2.000 conversaciones telefónicas, 66.000 fotos tomadas por la SenseCam que lleva al cuello, 7.139 canciones que ha escuchado, y 2.164 vídeos que aparecen representadas en este gráfico (pinchar para verlo entero) […]

Un delicioso déjà vu patrocinado por Microsiervos.

Anterior

Señor, dame paciencia

Siguiente

Las recomendaciones vía Twitter ahora cuentan en Bitacoras.com

3 Comentarios

  1. He leído el relato que escriviste y me ha gustado mucho! 😀
    Es el camino al que vamos. Y como todo, la evolución nos lleva a plantearnos nuevos formas morales, pero mientras se haga con buena fe no tiene porque ocurrir nada malo. La evolución no tiene la culpa de la estupidez humana.
    Salu2 😀

  2. Joder, que ojo,,, Y muy interesante el experimento, aunque suene frío por las cifras. Como dejas claro en tu cuento, es importante asociarlas a los sentimientos.

    Carpe Dime

  3. Bufff, la verdad que yo si me pusiera en ello también desde hace 8 años añadiría unos cuantos archivos de audio y video, pero las cantidades no son tan desorbitadas. Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén