Señor, dame paciencia

Es lo que debió pensar el reportero de esta televisión checa cuando entró en antena y un grupo de graciosillos con más vodka en el cuerpo que cerebro, trataron de desconcertarle durante la conexión con el informativo.

Recordad que en España también tenemos nuestra particular versión del capullo que incordia a la reportera.

Vía | Menéame

1 comentario

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *