No como el tipo de los zancos, sino como el chavalito que le roba el protagonismo a partir del primer minuto:

Y también de grande… lo saben quienes me conocen.

Visto en | Aeromental