Avatar, orgasmos visuales

Realmente no se me ocurren mejores términos para calificar «Avatar», la última película de James Cameron. Ayer por la noche fui a verla con Wendy, en 3D (resulta imprescindible verla de esta forma). Se trata de un auténtico espectáculo audiovisual que mantiene al espectador casi sin pegar ojo de la pantalla durante cerca de tres horas.

El director de Titanic y Terminator, ha conseguido por fin llevar a la gran pantalla la historia que hace años escribió y que sitúa a la egoísta civilización humana en Pandora, un planeta lejano que quiere colonizar y en el que habitan unos particulares seres humanoídes con un profuso amor y uníon con la naturaleza y vída que le rodean.

La peli se hubiese quedado en una de tantas otras de ciencia ficción si no hubiese sido por el profesional uso de las nuevas tecnologías que permiten recrear digitalmente a los personajes y los escenarios de una forma nunca antes vista en el cine y con una extrema realidad asombrante. El 3D se encarga de excitarnos visualmente y de proporcionarnos una experiencia que recomiendo a cualquiera. Sencillamente, sublime.

5 comentarios

  1. La verdad es que si que hya mucha diferencia de 2D a 3D. La mayoria de pelis que habia en 3D eran de dibujos, esta al ser la mayoria imagen real da mucha mas sensacion. Sin dudar la mejor peli en 3D que he visto hasta el momento

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *