Raúl Ordóñez

Cultura digital, running y reflexiones personales con acento andaluz

La realidad de Internet

Se nos llena la boca al hablar de trending topics en Twitter, de las últimas tendencias en social media, de los servicios más cool del momento como foursquare o chatroulette, de ge-pe-eses, iPhones, Androids y tantas otras hierbas, que parecemos estar situados en la cima de las comunicaciones de toda la historia universal intergaláctica y que nuestra civilización entiende y domina per se el nuevo medio de forma tan poderosa como revolucionaria.

Siento desilusionar: no es así.

Por desgracia, y por mucho que nos pese a todos los que a diario trabajamos en el medio, la realidad de Internet es bien distinta, al menos para el 99% de la población que os aseguro no conoce muchos de los rimbombantes términos que decoran el primer párrafo. Sólo hay que salir a la calle, preguntar a nuestros familiares, a nuestros primos y abuelos, a nuestros amigos de toda la vida, para entender que hay mucho camino por recorrer.

Porque aunque nos guste mirarnos el ombligo, celebrar grandes eventos, redactar elaborados informes, editar libros, y ensalzar los avances que en pocos años ha experimentado la sociedad gracias a Internet, lo cierto es que los beneficios sólo llegan a unos pocos y somos muy pocos los que participamos y transformamos realmente el medio. Prometido.

Quizá deberíamos extrapolar los valores sagrados que imperan en el mundo digital más allá de sus propias fronteras. Me refiero a la neutralidad, la universalidad, la participación y la democratización que parece impregnar cualquier contenido que puebla la Red y que defendemos a capa y espada los que aquí habitamos. Quizá deberíamos dejar de adularnos y abrirnos al mundo que hay ahí fuera; predicar con el ejemplo y compartir de verdad Internet con los que tienen que ser sus verdaderos protagonistas: las personas.

Porque somos personas las que están detrás de una web, una pantalla un teclado o un dispositivo móvil. Porque somos las personas las que hacen avanzar la sociedad en campos como la medicina, las leyes o el deporte. Es muy fácil criticar argumentando que faltan medios, que el sistema educativo es ineficiente y que a la sociedad sólo le interesan ciertos temas. Puede ser, pero tenemos en nuestras manos la posibilidad de enseñar a nuestro entorno cómo es la Red y cómo se usa; implicar a nuestros padres, a nuestros hijos, a nuestras empresas y políticos: democratizar y universalizar realmente Internet en el sentido estricito de estas palabras. Este debe ser el verdadero compromiso y la realidad a la que debemos aspirarar los que ahora construímos el medio: que Internet sea de todos, por todos y para todos.

Anterior

Si tiene usted algún problema y los encuentra…

Siguiente

Cada vez que un blogger publica una de estas imágenes…

4 Comentarios

  1. Tienes más razón que un santo en eso de que habría que trasladar a la sociedad la democracia de la red, pero… A mí lo que más me mosquea es que manejando internet desde hace muchos años y de un forma más activa desde hace dos, a día de hoy no sé lo que es trending topics y mucho menos foursquare o chatroulette. Me voy a la wiki a averiguarlo…

    • Nire, eran simplemente ejemplos de servicios muy nuevos (como en su momento lo fueron otros que ya todo el mundo conoce como Facebook o Twitter) y que sólo una minoría utiliza y prescribe.

      En el caso de foursquare hablamos de una red social donde la gente comparte y valora lugares. Está intimamente ligada al uso de dispositivo móviles con conexión a la red y sistema GPS. Si Facebook es qué piensas y Twitter qué haces, Foursquare es dónde estás.

      Por su parte chatroulette, como su nombre sugiere es un sistema de videochat grupal anónimo donde entras y no sabes qué te vas a encontrar. Vouyerismo 2.0 😉

      Un abrazo y dont worry por no saberlo.

  2. “Porque aunque nos guste mirarnos el ombligo…” como me reí con esa frase, te lo juro: Internet se biene para abajo cada vez más rapido.

  3. Jorge, no dirás que es mentira…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén