Raúl Ordóñez

Cultura digital, running y reflexiones personales con acento andaluz

Guía oficial de ortografía y gramática (imprescindible para cualquier comunicador en Internet)

En Twitter: @jasp

Vaya por delante que soy el primer aludido de lo que cuento a continuación y que mis pifias son memorables.

He de reconocer que las buenas costumbres se están perdiendo. Me refiero a utilizar un lenguaje correcto en cada una de nuestras comunicaciones en la Red. Especialmente importante resulta este tema en el caso de los blogs. Los autores quizá nos dejamos llevar a veces por la inmediatez y brevedad que sugiere el medio y no prestamos la suficiente atención a la importancia que tiene expresarnos con claridad y corrección.

Pero esto no debe ser una excusa; lejos de esta realidad, mantener un blog no es sinónimo de parir kilómetros de información al día, dar primicias u ofrecer contenidos originales. No sólo eso. Como pequeños o grandes comunicadores, los blogueros tenemos la enorme responsabilidad de utilizar un lenguaje adecuado, sin faltas de ortografía ni errores gramaticales. En este sentido, comentaba José Luis Perdomo hace pocos días:

Hay que tener contenido sobre el iPad, sobre Google Buzz… A fuerza de trabajar para los buscadores y sus turistas accidentales nos olvidamos continuamente de los únicos garantes de nuestro trabajo, los lectores reincidentes; como si Google fuese a durar toda la vida. Descuidamos la ortografía y la gramática; la semántica es algo de lo que una vez oímos hablar en un congreso. Y ocurre que poco a poco vamos olvidando el diptongo, la tilde diacrítica o el punto y coma en pos de la noticia de microondas.

Precisamente del maestro Perdomo estoy aprendiendo mucho en torno a saber escribir. Confieso que al principio pensaba que exageraba con sus correcciones pero con el tiempo he aprendido que hay que buscar la excelencia hasta en el más mínimo detalle (un simple tuiteo, una actualización en Facebook o un correo electrónico). Me parece muy interesante compartir con vosotros un valioso documento que el propio Perdomo me pasó y que seguro os ayudará cuando tengáis alguna duda. Yo por lo menos lo utilizo a diario. La consulta de este documento, junto con a las que podemos realizar en el RAE, debería formar parte de la rutina de cualquier bloguero o comunicador en Internet.

Descargar | Ortografía de la lengua española (pdf).

Anterior

Detalles reveladores

Siguiente

Uso de las redes sociales en España y resto del mundo

10 Comentarios

  1. Precisamente algo en lo que suelo incidir a menudo es en el hecho de escribir bien.
    Esto no siempre es bien recibido por los que me leen, sobre todo por jovencitos acostumbrados a ese lenguaje nuevo que se han inventado a costa de los SMS.
    Reconozco que soy el primero que tiene graves fallos, sobre todo en el uso de las comas, los punto y coma y los puntos, finales o seguidos.
    Tal vez sea debido a mi educación en el extranjero, en una lengua distinta a la nuestra habitual, puede que como consecuencia de ser originario de una Comunidad con otra lengua o tal vez por la necesidad de haber tenido que estudiar otras lenguas, no lo se. El caso es que, quizá por esas razones, suelo ser muy purista a la hora de escribir.
    Saludos.

  2. Isabel

    Corrección, con dos erres 🙂

  3. Pues mucha razón llevas porque cada día escribimos peor y en mi caso… pero eso, eso es punto y aparte. Un abrazo

  4. mila

    ¿qué gran verdad? siempre que veo una falta de ortografía me duelen los ojos……, de siempre he sido una fanática en escribir correctamente, y sobre todo admiro los escritos elaborados artesanalmente con una caligrafía perfecta.Es una pena leer los mensajes que hoy día escriben los jóvenes en sus móviles….”El reino de la gramática está lleno de presos por no respetar y acatar sus normas”

  5. Estoy de acuerdo con vuestas apreciaciones. Querría aportar otro enfoque, referido a la cantidad –casi en peso– de muchos escritos blogonáuticos.
    El hecho de que las palabras no ocupen un espacio físico sobre un papel supone, además, concederles carta blanca a los que disfrutan leyéndose. Se parecen a los pesados que disfrutan escuchándose, sin decir nada enjundioso, pero a base de píxeles negros sobre blancos.
    Dada la premura que tenemos todos en la actualidad, creo que no hay nada peor que escribir mucho: nadie te leerá y, estadísticamente, tienes más posibilidades de pifiarla con las imperdonables faltas de ortografía.

  6. Entre las prisas, las prosas… Interesante aportación. La nueva gramática ya está en las librerías, por cierto.

  7. Tienes toda la razón, debemos prestarle más atención a la manera como escribimos, gastarnos unos cuantos minutos corrigiendo es mejor que pasar una verguenza con un texto ilegible.

  8. pastor j.

    ¿ ya nos hemos olvidado de las tardes en una plaza con varios amigos, un cafecito, (o lo que fuere), un poquito de música, (no pseudos-músicas verbeneras), una partidita de ajedrez, la prensa diaria para comentarla, una animada charla, y ver como cae la tarde?
    Gracias a internet y la madre que la parió, estamos más agilipollados en casa, frente a un monitor, etc……. y la vida nos pasa por delante, sin que nos demos cuenta.
    ¿eso es progreso?
    ¿cuanto hace que no vas a la playa de las canteras, te tomas una tónica y abres un libro de Vargas Llosa para disfrutar de la lectura y de la VIDA?
    Así nos va.
    ¡Que pena!

  9. pastor j.

    Respecto a mi último comentario, dejar escrito y CLARO, que yo me conecto a la ¿RED? solo los domingos sobre todo para entrar en kiosco.net y leer prensa mundial.
    No me busquen otros días……..
    Si me quieren encontrar, pues en el Teatro Cuyás, en el CICCA, etc…..
    ¿se me entiende?
    Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén