Raúl Ordóñez

Cultura digital, running y reflexiones personales con acento andaluz

Mi experiencia en el Festival de Cannes

Tal y como os comenté, este fin de semana volé hasta Cannes, donde he tenido la oportunidad de vivir desde dentro, la magia y el glamour del festival. He realizado una pequeña crónica para ABC.es:

Es difícil resumir en unas líneas la experiencia que hemos vivido este fin de semana un grupo de ocho blogueros europeos en la capital más glamurosa de la Costa Azul. Dicen que las grandes oportunidades sólo pasan una vez en la vida y así es; estar en pleno corazón del Festival de Cannes experimentando, de primera mano, las mismas sensaciones que las grandes estrellas del cine, no tiene precio.

Play, de Suiza; Marjolijn, de Holanda; Demetra,de Italia; Rachel, de Reino Unido; Natalie, de Alemania; Adrian de Bélgica; Romain, de Francia, y el que escribe estas líneas, Raúl Ordóñez, como representante español, acudimos invitados por la empresa Renault, patrocinador oficial del certamen y activo protagonista del gran circo del cine que se despliega estos días en la villa francesa. La cita, lejos de defraudar, nos permitió acceder al país de las maravillas y una valiosa tarjeta colgada de nuestro cuello nos daba acceso a la madriguera de los sueños, donde anidan los placeres y comodidades propias de las celebrities.

El festival es una auténtica red social de lujo y glamour donde todo el mundo comparte las ganas de ver y ser visto. Así es como las calles de la ciudad se convierten en una continua pasarela de focos, cámaras, pantallas, platós de televisión, vehículos deportivos y trajes de gala. Si miramos al mar, no encontramos precisamente calma. Una flota de yates atraca en la costa y sus propietarios compiten por demostrar quién tiene el mástil más largo. Fans y curiosos se agolpan a las puertas de conocidos hoteles tratando de inmortalizar a su actor o actriz preferida. Uno se da realmente cuenta de que el ambiente es especial cuando hasta los perros caminan con elegancia.

Pero sin duda, el momento más intenso y mágico de nuestro “bon affair” en Cannes llegó al pisar la alfombra roja. Antes, los coches oficiales nos pasearon en un protocolario recorrido por las principales calles de la ciudad, mientras las miradas de cientos de personas a cada lado nos recordaban que la fama estaba a la vuelta de la esquina. Al bajar del automóvil ya pisas sobre blando. Aunque pueda parecerlo, no es una nube; es el “tapis rouge” del Palais des Festivals en el que la fama se saborea, se toca y hasta se huele. El sonido lo pone la sinfonía de flashes y aplausos que te abrazan al llegar y el éxtasis se alcanza cuando tu cara aparece en una pantalla gigante a la se asoman cientos de ojos, mientras subes unas escaleras que desearías fueran infinitas.

Como colofón, tuvimos la suerte de asistir a la proyección oficial de la película Lung Boonmee Raluek Chat, dirigida por el tailandés Apichatpong Weerasethakul y que finalmente ha resultado ganadora de la ansiada palma de oro.

Pero todo lo bueno se acaba. Cuando uno vuelve a casa, cuelga el esmoquin (Dios sabe cuándo saldrá de nuevo a pasear), se enfunda en un pijama y prepara un bocata de aceite, jamón y tomate, que de glamuroso tiene poco, pero, para qué vamos a engañarnos… sabe a gloria.

Me gustaría dar las gracias a Renault y BuzzParadise por su amable invitación y excelente organización, al tiempo que desearles mucha suerte con la iniciativa Very Good Trip, que ya tiene ganadores 🙂

PD: Pronto colgaré algunas fotos en mi cuenta Flickr.

Anterior

Invitado al Festival de Cannes

Siguiente

iPad + velcro

6 Comentarios

  1. Raúl, la proxima vez que te vea en vez de darte un abrazo te tendré que pedir un autógrafo xD

  2. mila

    ! qué verdad decías cuando antaño nos comentabas que las nuevas tecnologías de internet te llevarían a conocer nuevas experiencias….! GUAPÍSIMO con el esmoquin

  3. Felicitaciones!!!! Está bueno pisar la alfombra roja!!!! Y como dice Luisma, quiero un autógrafo tuyo!!! jijiji
    Un besazo desde Mar del Plata!!

  4. puripi

    Mucho glamour!!cierto;felicidades un besote desde mucho más cerca q Mar dePlatajeje

  5. Me alegra verte así de bien Raúl. Imagino que ha debido ser una experiencia increible 🙂

    un besazo !!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén