Esta vez, ya sin nube de polvo de por medio, podremos hacer realidad un viaje que Wendy y yo teníamos en el cofre de los deseos 🙂 Os contamos a la vuelta…