Un Ford Fiesta tuneado para la ocasión desafía el asfalto de un velódromo al sur de París. El despliegue técnico es sencillamente espectacular. Y todo esto, para anunciar unaz zapatillas.