Hoy sería uno de esos días en los que bailaría como James Brown, o al menos lo intentaría. Genial el del “viejo James Brown”… (visto hace unos días en Buenafuente).