Un año más no me he podido resistir y estoy en Jaén disfrutando de la Feria de San Lucas con amigos y familia. Es un pequeño descanso, de fin de semana, pero que me sirve para recargar pilas de cara al intenso fin de mes que se presenta.