Cultura digital, running y reflexiones personales con acento andaluz

El iMac llegó a mi vida

Dicen que un tercio de nuestra vida lo pasamos durmiendo, y que por eso, merece la pena invertir el dinero en una buena cama.

Algunos como yo, pasamos otro tercio delante de un ordenador y muchas veces no nos damos cuenta de la importancia de tener una buena pantalla para nuestros ojos. Así que después de mucho esfuerzo ahorrando y una muy buena ayudita de los que más me quieren, los reyes se han adelantado y han traído esta hermosura a mi escritorio.

Ya os contaré qué tal va el cacharrito, pero de momento, lo mejor que se me ocurre para explicarlo es comparándolo con la experiencia de ver una película en casa o verla en el cine… ¿es lo mismo?

Anterior

Desgracias tecnológicas

Siguiente

Percebeiros, arriesgando la vida por un bocado de mar

  1. Te odio, pero con cariño

    Disfruta del bicharraco

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Funciona con WordPress & Tema de Anders Norén