La respuesta a esta pregunta la podéis ver sobre estas líneas.

Un vídeo donde se explica a la perfección las graves secuelas y enfermedades genéticas que produce en los perros la desgraciada insistencia del ser humano por crear razas puras.

O lo que vendría ser al mundo canino, aplicar prácticas borbónicas entre sus miembros.

Por cierto, si aún no lo conocéis, os recomiendo visitar el blog de mi hermano David –Perruneando-, especializado en nuestros amigos de cuatro patas.