La final del relevo femenino de los 4×400 en el recientemente celebrado Campeonato de Europa de Zurich nos tenía preparada un auténtico momentazo.

De esos que reflejan hasta qué punto el ser humano puede superarse y que nos dejan en bandeja una sencilla enseñanza:

Nunca des nada por perdido.