El equivalente castizo a aquel loco francés que era capaz de correr de estación a estación de metro más rápido que el propio suburbano parisino es el atleta madrileño Chema Martínez.

El experimento, que se ha realizado entre las estaciones de Sol y Callao -separadas entre sí por 512 metros y 105 escalones- sirve para promocionar el próximo Maratón de Madrid. Están locos estos runners 😉