Dulce historia de running de navidad

Os lo juro que el “entrenamiento” que he subido a mi cuenta de Strava no lo pongo de coña…y cuando os lo cuente lo vais a entender perfectamente. Aún estoy sudando.

Después de pasar esta semana en Jaén donde he tenido que impartir una formación en materia digital, ayer viernes tocaba tomar dos vuelos para volver a casa: el primero, de Granada a Madrid y el segundo, de Madrid a Santiago de Compostela. En principio tenía tiempo suficiente (una hora y diez minutos) para el cambio de un avión a otro pero Murphy no tardó en aparecer.

Problema: mi primer avión sale con muchísimo retraso de Granada, tanto que aterrizamos en Madrid cuando ya está embarcando el vuelo a Santiago que sí que iba en hora. El avión aparca en el extremo norte de la T4 (Puerta K96) y el vuelo a Santiago está embarcando en la puerta H12, justo en el extremo opuesto de la terminal, a unos 1.200 metros de donde me encuentro. Cuando consigo salir del pasillo de embarque a la terminal son las 19.32 y las puertas se cierran a las 19.35. Corro.

Corro cual Forrest Gamp por la terminal del aeropuerto. Es cierto que algunas pasarelas automáticas ayudan, pero voy en zapatos y con una maleta de ruedas y maletín de portatil. Esto sí que es trail y lo demás chominás.

Un viernes tarde prenavideño como este hace que Barajas esté “divertido”. Hay que sortear carritos, filas de pasajeros…y hasta equipos de fútbol vestidos de papá noel. Voy viendo la hora en los relojes de las pantallas de información que hay situadas cada 100 metros.

Consigo llegar cuando aún no son las 19.37… o están a punto de serlo. Veo como las chicas de Iberia están casi cerrando la puertas… y medio ahogado les digo:

¡Esperad…. esperad! No podéis cerrar… falto yo… que además -mirando el reloj-… ¡acabo de hacer MMP en la T4!

Se encogen de hombros, se miran, se rien… y dejan pasar a este pobre diablo que jadea y tose como un perro griposo… pero que entra al avión feliz porque vuelve a tiempo y a casa por Navidad para ver a sus dos princesas.

Al final, esto del running va a servir para algo 😉

Imagen extraída de Vadeaviones.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *