Raúl Ordóñez

Cultura digital, running y reflexiones personales con acento andaluz

Categoría: Internet (Página 1 de 64)

moviles colegios institutos

Móviles en los colegios e institutos: prohibir no es la solución

Hace unos días nos despertábamos con la siguiente noticia: El parlamento francés prohibe el uso de teléfonos móviles en colegios e institutos a partir del próximo curso.

El texto defendido por el partido de Macron, La República en Marcha (LREM), considera que su uso “provoca numerosas disfunciones incompatibles con la mejora del clima escolar” y que su prohibición permitirá garantizar un entorno que favorezca la concentración.

Incluso en el recreo, apunta, “puede ser nefasto al reducir la actividad física y limitar las interacciones sociales”.

El 93 % de los adolescentes de entre 12 y 17 años, según una encuesta de la Autoridad de Regulación de Comunicaciones Electrónicas (ARCEP), tenían un teléfono móvil en 2016, frente al 72 % de 2005.

Su uso, según los diputados, es susceptible de fomentar prácticas de riesgo como el ciberacoso o el cibersexismo, así como de exponer a los alumnos a “contenidos violentos o chocantes”, como la pornografía.

Creo que ya podéis intuir mi opinión. Pienso que se trata de una decisión retrógrada y que causa enorme tristeza y decepción a los que somos firmes defensores de la cultura digital.

De hecho, mi objetivo con este artículo es aclarar algunos mitos y verdades para que padres, madres, profesores y, en general, educadores de niños y adolescentes, entiendan que prohibir una tecnología no solo no soluciona un problema, sino que supone un claro retroceso en el necesario proceso de transformación digital que debe acometer la sociedad en todos sus ámbitos -también en la educación- para alcanzar mejores niveles de desarrollo.

Leer más

No es populismo: se llama revolución digital

Antes de dar lugar a cualquier tipo de malinterpretación acerca del título de este artículo, debo aclarar que no está escrito en clave política, sino tecnológica. Dicho de otra forma: al hablar de populismos, no pretendo cuestionar la ideología o estrategia electoral desarrollada por algún partido o líder concreto, sino la postura que muchos de ellos están adoptando frente a un fenómeno global.

De hecho, mi principal interés se centra en denunciar la incultura e incompetencia digital que por desgracia sigue demostrando gran parte de la clase política, cuando de forma sistemática ignora la revolución que estamos viviendo y pretende seguir anquilosada a un ecosistema de comunicación e información que está más muerto que vivo.

Un cuarto poder con el que hasta hace pocos años esta viaja guardia no solo se entendía a la perfección, sino sobre el que era capaz de influir para difundir (u omitir, según conveniese) sus mensajes, obras y milagros e incluso atacar también a la oposición, y todo ello sin que los ciudadanos pudiéramos hacer mucho más que ver, oír y callar.

Pero afortunadamente las cosas han cambiado. La llegada de Internet y la web social ha roto por completo los esquemas y flujos tradicionales de información convirtiendo este ecosistema en algo mucho más transparente y democrático, y sobre todo, permitiendo que los ciudadanos nos sintamos protagonistas de los cambios sociales que se producen.

En este nuevo escenario, la esfera política se divide claramente en dos grupos:

Leer más

¿Cómo organizar un evento en el sector digital?

Personal y profesionalmente estoy ligado al ámbito digital desde finales de los noventa y tengo la enorme fortuna de trabajar a diario con un gran equipo humano que cuenta con un perfil, experiencia y trayectoria envidiables.

Gracias a ello, durante todo este tiempo, no solo he podido participar en las principales citas tecnodigitales que se celebran en nuestro país, sino que también, junto con mis compañeros he podido impulsar y organizar algunas otras, como como interQué, los Premios Bitácoras, Degusta Jaén, Talent Madrid o Inlugo.

En el blog de interQué he compartido una serie de recomendaciones que me parecen esenciales a la hora de poner en marcha un sarao con vocación digital. Espero que os gusten.

Foto | Xabier M.

Declaración conjunta de la Red y los autores culturales sobre la LPI #canonAEDE

El pasado 14 de febrero de 2014 el Consejo de Ministros aprobó el proyecto de reforma de la Ley de Propiedad Intelectual (texto publicado en el B.O.C.G. el 21 de febrero).

Este proyecto de Ley, arcaico en su concepción, recorta numerosos derechos en España, afecta muy negativamente a amplios sectores de la sociedad, pone en peligro la cultura libre y cuestiona el funcionamiento de internet, limitando la cita y el enlace a una actividad meramente mercantil.

Esto ha generado un rechazo inmediato y casi unánime desde todos los ámbitos posibles por los motivos que exponemos sintéticamente a continuación.

Leer más

Las consecuencias de tener unos gobernantes analfabetos digitales y una prensa inadaptada

Matar moscas a cañonazos; entrar como un elefante en una cacharrería; ponerle puertas al campo…

Cualquiera de estas populares expresiones sirve para resumir lo que el Gobierno pretende hacer con el proyecto de Ley de Propiedad Intelectual, y que obliga a Google, y otros agregadores, a compensar a los editores algunos editores por publicar sus contenidos sujetos a derechos de autor.

Una medida tan injusta como ineficaz que deja patente el deficiente conocimiento que tienen nuestros gobernantes en materia digital, al tratar de adulterar y condicionar el principal ADN que mueve la red: los enlaces. Tratar de imponer una tasa a plataformas que promocionan y posicionan noticias va contra natura del propio medio Internet y solo podrán causar, a la larga, más problemas y desventajas que beneficios.

Pero no tratemos de echar la culpa únicamente al gobierno. En este despropósito de medida también hay otros responsables (y benefactores) directos: las grandes cabeceras mediáticas de este país, grandes grupos editoriales, que no han sabido ni han querido adaptarse al nuevo entorno de información que exige la sociedad digital, con modelos de negocio obsoletos y deficitarios que enquilosan una industria agonizante. Una industria incapaz de encontrar las soluciones a las que sí han llegado en otros mercados homólogos como el de la música.

Sus pataletas, rabietas, y en definitiva, su presión, parece funcionar en unos políticos seducidos por la idea de beneficiar a la misma prensa sobre la que tendrá más capacidad de influir a partir de ahora. Se puede decir más alto, pero no más claro.

Página 1 de 64

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén