Para jugones del Flight Simulator

Tengo pendiente publicar un post con algún video donde veáis a mi hermano Manuel en acción, como piloto o controlador del Flight Simulator, el mejor y más usado simulador aereo de la red que cuenta con miles de adictos en toda la red entre los que me incluyo, pero sin llegar al buen nivel de gente como Manuel.

Mientras tanto, sirva como aperitivo esta noticia que encuentro en Gadgetoblog:

Los adictos al Flight Simulator y sucedáneos merecen, sin duda, un capítulo aparte. Si en cualquier momento del día cuenta los aviones que se mueven por los cielos del planeta le saldrá un número entre 8.000 y 13.000. El problema es que esos son los aviones reales, de metal. A estos hay que sumar unos cuantos miles más que vuelan en una red aérea virtual capitaneados por pilotos de pantalla y ratón.

Realizan rutas comerciales en tiempo real. Con esto quiero decir que hay gente que se pasa siete horas delante del PC jugando -sé que muchos de ellos se enfadaran al leer lo de jugando porque no consideran que el Flight Simulator sea un juego- a ser el piloto de un vuelo de pasajeros Madrid- Nueva York. Si esto le parece aburrido o una pérdida de tiempo debería saber que hay quienes se conectan a la red sólo para jugar a ser controladores aéreos y dirigir a estos pilotos virtuales. También debería saber que hay simuladores de trenes (ha leído bien) que cuentan con seguidores tan entusiastas o más que los del Flight Simulator.

El buen aficionado no se conforma con ejecutar el juego en un PC corriente. «Tunea» el equipo con varias pantallas para conseguir la sensación de estar en la cabina y se deja el sueldo en un buen mando de control. Entre los casos extremos encontramos al australiano Matthew Sheil, que se ha gastado más de 150.000 euros en montarse un simulador casero con todo lujo de detalles.

dreamflyer

Al CES ha llegado una solución bastante más sensata y que hasta ahora sólo había podido leer y ver en algunas páginas web. Es Dreamflyer, una silla con movimiento, palanca de control y hasta tres pantallas adosadas con la que se consigue un efecto muy realista. La unidad básica -no incluye monitor- cuesta unos 1.899 euros, algo más si se compra con el accesorio para colgar tres pantallas.

Visitar | Web oficial Dreamflyer