Si quieres correr, corre una milla. Si quieres experimentar una vida diferente, corre un maratón.

Emil ZátopekFondista checo

Son las 6 y 17 minutos de la mañana. Suena el despertador y aunque no ha sido la noche con más tiempo de sueño en esta semana, sonrío porque he conseguido lo que hacía tan solo unas horas, y a causa de los nervios, parecía imposible: dormir.

Por fin ha llegado el gran día que desde hace meses llevo esperando y mi mente -planificadora por naturaleza- no tarda en activar todo el protocolo de acciones que había diseñado con antelación.